Company Logo

Instituciones amigas

Aviso

¿Quién se atreve a abordar el tema del libre mercado?

Antes de encontrar una salida a los problemas de la economía deberán realizarse numerosas llamadas telefónicas y conversaciones bilaterales.

No obstante, el próximo miércoles Europa presentará una solución a la crisis del euro, según prometió

este domingo en Bruselas la canciller alemana Angela Merkel. Los inversores se muestran escépticos y la economía a punto de estallar.

Sin embargo, nadie, ni siquiera el movimiento ciudadano Occupy Wall Street, se atreve a meterse con el libre mercado, tabú desde la caída del comunismo. Pero, ¿Cuáles son las alternativas?

“No estamos por la labor de sabotearnos a nosotros mismos. Si todavía no nos damos cuenta de que no podemos continuar así, es que estamos haciendo como el avestruz que esconde la cabeza bajo la arena.”

Autarquía
Huub van Laarhoven no se considera un soñador y ni mucho menos un idealista. Como arquitecto es partidario de la autarquía. Van Laarhoven desarrolla viviendas que se autoabastecen de combustible, calefacción, electricidad y agua. Para ello utiliza materiales de construcción simples cercanos a la vivienda como árboles y paja para hacer tejados. Para los cimientos usa espuma de vidrio, un potente aislador que resulta de fundir vidrio usado.

Van Laarhoven no es ningún idealista ingenuo alejado del mundo real. “No soy economista pero me doy cuenta de que todos nos dedicamos a vender pura palabrería”, suspira Van Laarhoven. “La economía tiene que volver a ser útil”.

Un mensaje muy parecido nos trae Servaas Storm, macroeconomista de la Universidad de Delf.“La economía registra un crecimiento, por ejemplo, de un 2% por año, eso ya es mucho. Al mismo tiempo, vemos que las inversiones producen un rendimiento del 15 o el 20%, 25% en algunos casos. Entonces, uno puede preguntarse de dónde viene ese rendimiento si la producción, el consumo y el empleo sólo aumentan un 2%... Por lo tanto, eso es en gran parte una nube de humo”

Especulación
Servaas Storm esboza el problema de que bancos e inversores apenas han invertido su capital en auténtica economía como la producción o las nuevas tecnologías, porque eso produce relativamente poco rendimiento. En su lugar, se dedican a especular en complicados productos financieros y en negocios como el petróleo, el grano y las materias primas con lo cual disparan los precios.

El economista ve la solución de la autarquía para un mínimo sector, una economía a pequeña escala donde la gente a nivel local puede proveerse por sus medios de energía, agua, alimento y materias primas y de construcción. “Está bien porque la gente vuelve a implicarse en las decisiones que se toman. Algo así como una democratización del abastecimiento de energía. Pero algunos procesos de producción no se pueden realizar a pequeña escala. Y un asunto como es el cambio climático debe encontrar una solución mundial”.

Contracción de la economía
Servaas Storm sí observa posibilidades a la hora de enfocar el crecimiento económico. El estadounidense Herman Daly abogaba ya en los años setenta por una ¨Economía estable del Estado¨ con un crecimiento económico mínimo para prevenir el agotamiento de todos nuestros recursos. “ Un mundo sostenible donde los países ricos deberían luchar por un crecimiento nulo o incluso por una contracción de la economía, vuelve a ser un tema de discusión actual entre los economistas. Pero esta idea no tiene mucho apoyo”, admite Storm.

El profesor Wim Heijman de la Universidad de Wageningen estudió en el pasado el asunto y no cree en una economía sin crecimiento.
“El crecimiento es probablemente inevitable en vista del aumento que se prevé en la población mundial. Si decidiéramos dejar de crecer, entonces condenaríamos a la pobreza a una gran parte de la población mundial. La población de Kenia, por ejemplo, se multiplica por dos cada 14 años. Si quisiéramos mantener constante los ingresos per cápita, deberíamos de doblar también la producción cada 14 años”.

Intervención del Estado
Junto a una intervención en la política de la natalidad, se necesita una profunda innovación para evitar que los recursos naturales se agoten. Wim Hejman defiende también un menor consumo y más intervención del Estado que se encargue de que el mercado libre funcione bien y de manera equitativa. También para garantizar la inversión en tecnología sostenible y controlar el sector bancario.

Pero, ¿no nos obliga el libre mercado a una economía que por definición debe crecer? ¿Y no sería por tanto lógico poner en duda el libre mercado? Este sigue siendo un gran tabú entre los economistas.

*Extraido de Radio Nederland

90.1 FM CEPJA

 
  También puedes seleccionar el
   navegador de tu preferencia.

 

Radio Cepja



Designed by: download best joomla templates best domain hosting services CEPJA Educación permanente!®. Designed by: download best joomla templates best domain hosting services Valid XHTML and CSS.